domingo, 22 de enero de 2012

Angel

Imagen de Wikipedia
Título: Angel
Director: François Ozon
Intérpretes: Romola Garai, Michael Fassbender, Sam Neill, Lucy Russell
Año de estreno: 2007

Quienes siguen este blog ya se han dado cuenta de que, en muchas ocasiones, mi motivación para ver determinadas películas sea la aparición de ciertos intérpretes. En este caso es la de Michael Fassbender, el afamado actor del año, del que estoy perdidamente enamorada. Un repaso a su filmografía en IMDb me informó de la existencia de esta película, cuyo resumen me interesó de inmediato debido a su ambientación victoriana tardía. No obstante, según comenzaba me di cuenta de que era una peli más bien mediocre...

Angel Deverell es una muchacha de origen humilde que posee una ambición inamovible: convertirse en una escritora de éxito y huir de la miseria de su vida. Gracias a su explosiva imaginación y a la iniciativa de un editor de publicar su primera novela, Lady Irania, Angel se convierte en una escritora súperventas, y cumple su sueño de vivir en Paradise House, una lujosa mansión en la que trabajó su tía de criada. En el estreno de una obra de teatro que adapta Lady Irania, Angel conoce a los hermanos Howe-Nevinson, completamente distintos: Nora vive fascinada por Angel y siente adoración por sus libros y su persona, mientras que su hermano Esmé la considera absurda y sobrevalorada. No obstante, Angel se enamora locamente de Esmé y, con la obstinación que la caracteriza, dedica todos sus esfuerzos a lograr casarse con él.

Sé que Angel adapta la novela homónima de Elizabeth Taylor publicada en 1957, y francamente, me gustaría leerla, ya que la aunque la película no me gustó, pero algo tendrá para que esta novela no precisamente famosa fuese adaptada al cine. Viéndola, no pude evitar pensar que, o bien la obra original o bien su adaptación tratan de convertir a la protagonista en una suerte de Escarlata O'Hara: un personaje que no es simpático pero que puede ganarse el afecto de los lectores/espectadores. Eso no sucede con Angel Deverell, a la que da vida una muy acertada Romola Garai: Angel es egocéntrica, burda y una mentirosa compulsiva que se esfuerza por disfrazar las partes más oscuras de su vida con pasajes de tramoya romántica barata como los que redacta en sus novelas; aún así se pretende que el espectador la respete porque persiguió sus sueños por encima de todo. Personalmente, no hubo ni un solo instante de las dos horas y pico que dura la película en que simpatizara con Angel, y eso, en una película centrada en dicho personaje, no augura nada bueno. En cuanto al resto de personajes, bueno, están ahí para arropar a Angel, y en la medida de sus posibilidades, actúan bastante bien, aunque por algún motivo tengo la sensación de que sus relaciones con la protagonista podrían haber sido más detalladas. Sólo Esmé (interpretado por Michael Fassbender) goza de cierto protagonismo respecto a Angel, pero hay momentos en que, como ella, parece una Rhett Butler barato. Muy barato.

En cuanto al aspecto visual de la película, que se considera uno de los puntos fuertes de la dirección de François Ozon, debo decir que Angel tiene una fotografía espectacular y una gama cromática muy rica (y muy francesa), un vestuario precioso y deja algunos cuadros magníficos, pero me rompió por completo el empleo de chromas tan cutre que se utilizaba cada vez que los personajes aparecían en cualquier clase de vehículo o en los viajes al extranjero daba verdadera vergüenza ajena. Por favor, quedan mejor hasta en La hora de José Mota. De no ser por ese detalle, a lo mejor habría tenido un concepto un poco mejor de Angel, aunque me parece que, a tenor de todos los elementos anteriormente mencionados, la película estaba condenada al fracaso en mi ránking de cine... Y creo que, en conjunto, explica su nota final.

Puntuación: 3

No hay comentarios:

Publicar un comentario